Blog La Gaviota

Generic filters
Buscar solo en:
Seleccionar todas las categorías
Actividades
Casos de éxito
Donadores
Eventos especiales
La Gaviota
Sin categoría

La concepción de la discapacidad en la sociedad

“El estigma no es la esencia que deviene del sujeto, sino que se establece a través de la relación con el otro.”

Erving Goffman.

Cuando nos preguntan ¿qué significa la discapacidad? O ¿quién es una persona con discapacidad? Lo primero que pensamos es que será alguien que no podrá hacer alguna actividad o que le faltará algo y va acompañado de un “pobre de él” o “pobre de ella”, pues la sociedad generalmente estigmatiza al sujeto con discapacidad nombrándolo de diferentes maneras tales como “enfermo mental”, “retrasado mental”, “personas especiales” u otros términos altisonantes, pues estas son algunas etiquetas que nos remiten a pérdidas y que invisibilizan la esencia del niño, joven o adulto diagnosticado con discapacidad. Si bien muchos de ellos son términos médicos son sólo eso, un diagnóstico médico y nuestra labor en la sociedad es ir modificando la percepción que se tiene hacia  la discapacidad, ya que esto no es sinónimo de ausencia o pérdida, sino de la forma en cómo se van adquiriendo nuevos conocimientos y habilidades.

Es por esta razón que debemos ir rompiendo con estos estereotipos y con las acciones que impacten a nivel familiar, escolar y social, para con ello reflejar la nueva perspectiva que se tiene hacia la discapacidad. Generar un nuevo entorno en el que se hable de inclusión y equidad, pues esto permitirá quebrantar una de las barreras más importantes a las que se enfrentan las personas con dicho diagnóstico: la barrea contextual.

He decidido nombrarle “barrera contextual” o “del entorno”, porque es ahí donde los sujetos con dicho diagnóstico enfrentan uno de sus mayores retos, puesto que la sociedad no está preparada para acoger y brindarles las herramientas necesarias para su desarrollo y crecimiento y esto lo podemos ver reflejado en el día a día; en la calles, hospitales o en las escuelas. Es aquí donde las instituciones, fundaciones o centros atención juegan un rol importante, ya que estos espacios permiten dotar a las personas con discapacidad de esa caja de herramientas que le permitirá enfrentar los retos de este mundo.

Puesto que estas fundaciones o centros que brindan apoyo u orientación a las personas con discapacidad no sólo les dan conocimientos, sino van construyendo una nueva mentalidad que cambia el paradigma del ¡no puedo! e impone el ¡sí puedo y lo practicaré las veces que sean necesarias hasta que lo logré!, pues quien ha estado en contacto con personas con discapacidad, podrá entender que cada avance en su desarrollo es un triunfo, sabrá que el aprender a gatear, caminar, escribir o expresarse, es un logro, es sinónimo de esfuerzo, perseverancia y autonomía.

Es por ello que se debe reconocer la labor de dichas estancias, esas que abren las puertas para albergar a las personas que no encuentran un lugar en las escuelas, instituciones de rehabilitación o en los hospitales, ya que muchas ocasiones si lo obtienen deben esperar mucho tiempo para ser atendidas. Además estos nuevos espacios no sólo les brindarán conocimientos para su desarrollo sino habilidades para la vida, pues se espera que sean espacios que construyan y reflejen una nueva concepción de la discapacidad.

Pero esta es una tarea que nos incluye a todos, pues todos somos el entorno social del sujeto y es nuestra deber el generar espacios de inclusión y equidad para todas las personas de esta tierra, colaborar desde nuestras trincheras para ir rompiendo con esas barreas impuestas a la discapacidad, pues como lo mencionó Elias Levin “es necesario superar ese paradigma y pensar que la discapacidad no está en el individuo sino en el sociedad”. Por lo cual les invito a pensar en las personas con este diagnóstico ya no desde la mirada clásica de incapacidad, sino como un ser humano con habilidades y destrezas en desarrollo, un ser humano más en éste mundo que se merece todas las oportunidades para ir creciendo a su ritmo y forma.

 

Colaboración: Psic. Karen Martínez Bastida.

 


La Gaviota IAP

Centro de Estimulación Temprana La Gaviota es una institución de asistencia privada la cual tiene a su cargo la rehabilitación y educación preescolar integral e inclusiva con validez oficial, de niños de escasos recursos económicos que padecen múltiples discapacidades y cuyas edades fluctúan entre 1 y 10 años de edad.

Sur 136 No. 24, Colonia América, C.P. 11820 Alcaldía Miguel Hidalgo, Ciudad de México, CDMX

01 55 5277 3301

01 55 5272 4609

01 55 5271 1821